Ir al contenido principal de la página
 Búsqueda avanzada

Mucho cuidado con el puerro.

Necesidad de una cuidadosa gestión durante la poscosecha del puerro.

Abril de 2023

El puerro es una hortaliza que necesita de una cuidadosa gestión durante su post-recolección para conservar su calidad y evitar su deterioro. La clave para mantener los puerros en buen estado es el manejo adecuado del ambiente de post-recolección, lo que implica el uso de técnicas como el pre-enfriamiento, la conservación a bajas temperaturas y la protección contra problemas como la podredumbre y la deshidratación.

 

Una de las técnicas más utilizadas para el pre-enfriamiento del puerro es el uso de agua fría a 0-1ºC, aunque también se puede emplear vacío o aire húmedo forzado. Una vez que los puerros están en la cámara de conservación, es importante mantenerlos a temperaturas entre 0 y 1ºC durante un máximo de 3 meses. En algunos países, se ha logrado almacenar los puerros durante 5 meses utilizando temperaturas cercanas a -3ºC, aunque esto requiere una descongelación muy lenta y cuidadosa.

 

 

Durante la distribución de los puerros, es fundamental mantenerlos a temperaturas próximas a los 0ºC para evitar su deshidratación. La humedad también es importante para proteger el producto, y se debe evitar la luz y el apilamiento del mismo.

 

Sin embargo, a pesar de estas medidas preventivas, los puerros pueden sufrir diversos problemas de post-recolección. Uno de los más comunes es la podredumbre, causada por hongos y bacterias, especialmente la podredumbre gris provocada por el hongo Botrytis porri. También pueden presentarse otros problemas como el amarilleo de las hojas o la pérdida de consistencia.

 

Para evitar estos problemas, es importante contar con un adecuado control de la humedad y temperatura, así como asegurarse de que el puerro se encuentra en buenas condiciones antes de su almacenamiento. Es posible proteger el producto mediante el uso de plásticos y, en algunos casos, empleando atmósferas modificadas.

 

En conclusión, el manejo del ambiente de post-recolección es crucial para mantener los puerros en buen estado. El pre-enfriamiento, la conservación a bajas temperaturas y la protección contra la podredumbre y la deshidratación son medidas esenciales para asegurar que el producto llegue en óptimas condiciones a su destino final. Es necesario tener en cuenta los problemas de post-recolección para prevenirlos y evitar así las pérdidas y el desperdicio de alimentos.

 

 

Los precoolers e hydrocoolers de Maxwell Thermomechines son la clave para alargar la vida y el sabor del puerro.

Secured By Sectigo
Mi compra
Cargando contenido...
Comparador de artículos
Cargando contenido...
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. (por ejemplo, páginas visitadas).

Puede obtener más información AQUÍ.
Configurar cookies